Matrimonios precoces: un negocio para la familia

La sociedad civil de Kalehe denuncia

6 Julio 2015 08:10

« Formo parte de un grupo de 28 parejas que reciben cursos prematrimoniales, durante este mes de julio, en la parroquia de mi comunidad. Tal solo unas 15 chicas son mayores de 18 años. Me acabo de encontrar en este curso con una alumna mía que en 2066-2007 hacía segundo curso de primaria (es decir, que en 2006-2007 tenía 7 años). ¿Qué edad tiene hoy?"

Es éste uno de los mensajes de texto telefónico recibidos en la redacción del proyecto Femme au Fone un primero de julio como hoy. Procede de Kalehe, territorio de la provincia de Sur Kivu, donde el matrimonio precoz es moneda corriente. La denuncia a menudo la sociedad civil pero las quejas caen en saco roto.

"Es la pobreza de las familias la que las lleva a provocar esas violencias contra sus propias hijas", prosigue el emisario del mensaje, que pide el anonimato por razones de seguridad, "no es bueno enemistarse aquí con curas y mwamis".

"Para ganarse una vaca o un trozo de tierra cultivable", prosigue,"los padres mienten sobre la edad de sus hijas. Dicen que tienen 18 cuando en realidad ("en realidad" prescindible) tienen 14; así reciben la dote a cambio de un matrimonio que la iglesia, los jefes tradicionales (mwamis en swahili) y el estado, van a bendecir. Todos ellos van a recibir también algo por bendecir ese matrimonio: una gallina, un poco de dinero...".

"Todos saben que esas chicas son menores pero es una práctica corriente y, cuando alguien le haga el comentario al mwami, éste se reirá. Qué idea que las mujeres ahora haya que protegerlas tanto, dicen ellos", afirma un miembro de la organización V-Day, que trabaja con mujeres violadas.

"Hay que entender la cultura aquí, en la que las mujeres son moneda de cambio y los matrimonios precoces normales desde hace siglos. Hay que entender para combatir desde dentro", afirma Eva Muzalia, congoleño que trabaja con la organización International Medical Corps y que durante años negoció con grupos armados la liberación de niños y niñas soldado.

Este artículo fue publicado originalmente en el Blog de LolaMora Producciones.